--------------------------

La última carrera de la temporada 2018 de las Blancpain GT Series ha sido especialmente emocionante para Andy Soucek. Ante un gran número de familiares, amigos y fans, el madrileño y sus compañeros han conseguido dejar el Bentley N.º 8 al borde del podio tras remontar espectacularmente desde P14 en parrilla.

Madrid, 3 de Octubre de 2018

El nuevo Continental GT3 demostró una vez más su competitivdad y fiabilidad duante todo el fin de semana. P9 en los entrenos libres y de nuevo P9 en la sesión clasificatoria dejaron a las claras que los “Bentley Boys” iban a por todas. Tras finalizar el “Qualifying”, Dirección de carrera decidió restaurar a algunos participantes sus tiempos previamente cancelados, relegando al Bentley a salir desde P14 en parrilla, lo cual en un circuito como Barcelona, que no favorece precisamente los adelantamientos, suponía un golpe que tocaba digerir. 

Vincent Abril tomó la salida y realizó un buen “stint” inicial, recuperando dos posiciones en los primeros compases y manteniendose siempre cerca de entrar en el Top 10. La oportuna decisión estratégica de M-Sport de adelantarla  parada de cambio de piloto varios minutos y así tratar de hacer un “undercut” a sus rivales salió a pedir de boca: Soucek se vió aúpado hasta la octava posición y muy cerca del top 5.

El madrileño pronto se eoncontró P8 dentro en un grupo de cuatro coches en unos tres segundos, con contínuos ataques, e impuso su ley con varios adelantamientos hasta que un trompo del Lamborghini que le precedía le forzó a salirse a la grava para evitar contacto, y puso freno momentáneamente a su remontada cuando marchaba P5.

Para la última parada, el equipo M-Sport eligió repetir la jugada de una hora antes, y Soucek entregó el coche a Maxime Soulet unos seis minutos antes de entrar en la hora final. El belga estuvo igualmente espectacular, y remontó desde el décimo puesto hasta cruzar la línea de meta en una muy meritoria cuarta posición que dejó a pilotos, equipo y marca muy satisfechos.

Soucek comenta las emociones vividas en Barcelona:
“Teníamos grandes esperanzas puestas en esta última carrera que para mí era especial por estar rodeado de mi gente. Si bien el coche estuvo siempre a la altura que ha demostrado durante todo el año, tras el Qualifying la tarea que nos quedaba por delante era muy difícil. Sin embargo, una vez cogí el coche disfruté mucho luchando de igual a igual con coches de diferentes marcas, y fui de los pocos coches que pudo adelantar, no sin tomar ciertos riesgos. Vince y Max estuvieron impecables como de costumbre y si bien nos quedamos a menos de un segundo de terminar en el podio, nos queda la gran satisfacción de un trabajo bien hecho por parte de todos. Me sabe mal haber tenido que salirme a la gravilla cuando el Lamborghini perdió el tren trasero, porque perdí 4 posiciones muy luchadas con las cuales habríamos subido al podio. Quiero felicitar a Bentley y M-Sport por su gran trabajo estratégico y en el set-up del coche. El recién estrenado Continental GT3 ha ido evolucionando durante toda la temporada y este resultado es un gran broche a la temporada europea. El sexto puesto en Suzuka y el cuarto de Barcelona demuestran el desarrollo que ha tenido del coche.”

Ahora me queda digerir las emociones unos días antes de empezar a preparar nuestra última carrera de 2018 al 
otro lado del “charco.” La última carrera en el calendario de Soucek se disputa en tierras americanas los días 20 y 21 de este mes, con el tercer evento del Intercontinental GT Challenge en Laguna Seca (California) en EEUU.

Pressemeldung auf Deutsch

Press release in English

Divi WordPress Theme